Etiquetas


En esta afirmación es igual de importante el hecho de que sea futbolista a que sea gay, es decir, ninguna. En el mundo de fútbol existen jugadores gays, como en cualquier trabajo, pero no se dice por temor a represalias de los propios aficionados y por el calvario que tendría que sufrir allá donde jugara… ¿O es que al Bernabéu le daría igual que Cristiano Ronaldo fuera homosexual? ¿o al Camp Nou que Iniesta fuese gay?

El miedo ha hecho que todavía ningún jugador muestre su cara públicamente confesando que le gustan los hombres. En Alemania, un futbolista de la Bundesliga reconoció su homosexualidad pero se negó a enseñar su rostro por temor a las represalias: “Si mi sexualidad se hiciera publica, ya no estaría seguro. Tengo que ser un actor día tras día y negarme a mí mismo”, así de duras son las declaraciones que hizo a la revista ‘Fluter’ el pasado mes de septiembre.

Si individualmente, Alemania dio un paso al frente, colectivamente, la Federación holandesa de fútbol ha dado otro más. Una campaña publicitaria con el nombre ‘Fútbol para todos’ anima a todos los jugadores gays a salir del armario e intenta lograr la aceptación tanto de profesionales como aficionados. La libertad de la que presume Holanda ha vuelto a ganar por goleada al resto de países en el que el tema homosexual en el fútbol sigue guardado al fondo del cajón. Y sin ganas de querer sacarlo.