Etiquetas


No hay aficionadas más sentidas que las japonesas. La última en demostrarlo ha sido una joven que quería ver a toda costa a Francesco Totti. Se dejó la voz para encontrar a su ídolo ante las risas de la gente que estaba en la estación de tren. Al final, la aficionada obtuvo su recompensa, una foto de Totti… pero a través del cristal del tren.