Etiquetas


A partir de ahora pasará los lunes al sol, por decisión propia. Todo un lujo con los tiempos que corren. Una granja de 971 hectáreas, sin conexión a Internet y con la tienda más cercana a 40 minutos en coche. Casey Stoner (16 de octubre de 1985) pone punto y final a su carrera aunque nunca se bajará de una moto. Es su gran pasión, junto a la pesca, y la que le permitió conocer a su mujer Adriana Tuchyna en el Gran Premio de Australia de 2003, cuando la joven le pidió que le firmara un autógrafo en la tripa. Hoy, tras girar por última vez en el circuito Ricardo Tormo, por fin, podrá descansar. Los motivos familiares que alega para retirarse nacieron este año y es que este australiano, con dos títulos mundiales en el bolsillo, quiere pasar todo el tiempo que pueda junto a su pequeña. Hoy, Valencia ve la última carrera de Casey Stoner.

Ni por 11 millones de euros ha querido seguir un año más recorriendo el mundo. Honda le ofreció ese contrato para el próximo curso pero ni así le convenció. La decisión era firme. Cuando el dinero no es preocupación, no hay billetes que hagan cambiar de opinión. Algo que a su padre le sorprendió, “Casey es un hombre más fuerte que yo, ya que nunca hubiera podido decir que no a esa cantidad de dinero”.

Su forma de pilotar causó sensación con la Ducati pero consiguió domarla el primer año para ganar su primer título Mundial en 2007. Su segundo entorchado llegó en 2011, con 10 victorias, y en su primer año con Honda. MotoGP pierde a uno de sus grandes. Nada más cruzar la línea de meta de Cheslte, sus mecánicos se lo pusieron en la pizarra: ‘Going fishing’. Es hora de dedicarse a otra cosa. Las prioridades en su vida han cambiado pero a sus 27 años todavía las puertas del Mundial no se cierran. Ahora sí, pero quedan entreabiertas los próximos años, ¿Será el adiós definitivo de Casey Stoner?