Etiquetas

,


Abbiati no tuvo su mejor partido ante el Nápoles y Adriano Galliani no se pudo contener en el palco. El portero falló en los dos goles que le metieron al Milán en la última jornada de Liga y el consejero delegado del equipo rossonero se despachó a gusto. “¡Vaya portero de mierda! ¡Este portero es gilipollas!”, es lo que se puede leer en los labios de Galliani en el palco. El Milan consiguió empatar el partido a dos goles pero no creo que dirigente y jugador queden esta semana para tomar un café…