Etiquetas

, ,


Hay miradas que matan… y si es la de un tipo como Zlatan Ibrahimovic… Todavía más. El sueco salió del terreno de juego para ser atendido durante un partido con el PSG, el cuarto árbitro se encontraba a su lado e intentó quitarle la botella… ¡para qué queremos más! Ibra le miró desafiante y continuó bebiendo y es que las malas pulgas del sueco no se pasan ni fuera del campo.