Etiquetas

,


Los jueces de línea también pueden tener un mal día… y éste lo tuvo. Un espectador saltó al terreno de juego en mitad del partido entre San Fernando-Shiva Boys en Trinidad. El espontáneo se puso a la altura del linier y el juez de banda no se lo pensó y empezó a sacudir al hombre banderín en mano. Afortunadamente, la policía llegó a los pocos segundos y redujo al tipo, aunque el linier no se quedó satisfecho con los guantazos que le había dado y volvió a acercarse para dejar las cosas claras. Por lo menos, a este juez de línea no le va a faltar el trabajo…ya sea como árbitro o como seguridad privada…