Etiquetas

, ,


El baloncesto es un deporte en el que parece imposible jugar con una mano. Para todos los mortales menos para Zach Hodskins, un joven de 16 años de la universidad de Milton High School. Éste estonio está causando furor en la red y ya son varias universidades americanas las que se han interesado por su talento. Anotar, correr, asistir, pasarse el balón por la espalda, lo mismo que cualquier otro.

“Nunca he tenido brazo, pero la gente que me pregunta no lo sabe así que les digo que me lo comió un tiburón. Me parto de risa con las caras que ponen. Al principio, cuando me ven los rivales, se quedan sin saber cómo actuar conmigo. En cuanto encesto dos o tres canastas me tratan igual que a todos. Eso es lo que quiero”, dice Hodskins. Y es que lo hace mucho mejor que cualquier otro con dos brazos…