Etiquetas

, , ,



… ¡Guarrería! Al menos eso es lo que se decía en el colegio. Diego, portero del Guaraní, marcó desde su propio campo al despejar un balón que le llegaba botando. La intención era mandar el balón lo más lejos posible pero el campo en muy mal estado y un bote desafortunado engañaron al portero rival. Muchas veces no hay que abusar del toque para hacer gol…😛