Etiquetas

,


En tres minutos pasó de estar muerto en la Champions a poder soñar con los cuartos de final. De un 0-2 que hubiera sido insalvable en el Parque de los Príncipes a un 1-2, que es engordar para morir. No se le puede pedir más a este Valencia. No faltó actitud, faltaron jugadores. No faltó entrenador, faltaron recursos. La exigencia a este equipo lleva mucho tiempo que está por encima de sus posibilidades. El gol de Ramí y la expulsión de Ibrahimovic, que no jugará la vuelta, son las bazas a las que se tiene que agarrar un Valencia al que nunca le falta la fe. El PSG es superior a este Valencia, con seriedad pero sin alardes, tiene un pie en la siguiente fase. Si habían comprado billete y reservado hotel en París, no lo tiren. Es un gran destino para hacer turismo y quién sabe si para ver una gesta.

El Valencia, pase o no en Francia, tiene que pensar a largo plazo. Con el club en serios problemas económicos, sin poder fichar, tiene que rodear al único jugador que dio la talla ante el PSG, Sergio Canales. Sólo él en la segunda parte demostró que es diferente. Hay que olvidarse de Soldados y Banegas, cambiar el ‘chip’ y mimar al cántabro. El resto no pasa de ser un buen acompañamiento.

Y los primeros que se tienen que dar cuenta son los aficionados. La exigencia de la grada de Mestalla es el peor rival del Valencia. Lo lleva siendo mucho tiempo. Y el PSG les volvió a dar una cura de humildad, una bofetada de realidad. Valverde no tiene la culpa, no tiene más. Un equipo que se ha ido desangrando cada año bastante ha hecho con mantenerse donde está. No se le puede pedir más. Ya será demasiado si vuelven a meterse en puestos de Champions a final de Liga.

Lo peor de todo es que la actitud de los jugadores no fue mala. Lo dejaron todo sobre el césped pero cuando no se da más de sí, no se puede. Sin profundidad por las bandas, sin un centrocampista que asuma la responsabilidad el día clave… Banega sólo aparece dos veces al año, Feghouli no deja de ser un buen complemento, Parejo no despega y Tino Costa está muy solo. Soldado se excita demasiado en las grandes citas y confunde al equipo. Un problema tras otro que hace imposible que el Valencia pueda llegar a más. Si faltan jugadores de primer nivel, no hay resultados.

Sólo los aficionados del Valencia cegados por su autoestima podían pensar que le meterían mano al PSG. Los franceses son superiores línea por línea y jugador por jugador. Otra vez, el Valencia se ahogó en su propio ego aunque salvara el orgullo en los minutos finales. Un equipo que no pasa de ser de mitad de tabla hacia arriba en España y medio en Europa. No se podía esperar más, salvo los que pitan en Mestalla porque creen que su equipo tiene que ganar la Liga y estar en semifinales de la Champions. Sin venda en los ojos, la realidad escuece pero cuanto antes de asuma, mejor.

P.D. El palco vip cambia la URL: http://el-palco-vip.worldsport360.com/#home  Empieza una nueva aventura en worldsport360.com